14 junio, 2007

En agradecimiento...

Cuando estoy en momentos de tribulación, de ansiedad o necesito que algo me sea concedido por el señor... recurro a una lectura que para mi tiene mucho poder y significado.

La escuché por primera vez en un culto al cual acostumbraba a ir cada domingo y desde entonces la adopté para leerla siempre.

Honor y gloria para Dios, Gracias por estas palabras de sabiduría que tanto me han dado.
Se trata del libro de Nehemías, y dice así:

Oración de Nehemías sobre Jerusalén

1.Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Acontenció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino.

2.Que vino Hananí uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén.

3.Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de cautividad, allí en la provincia están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado y sus puertas quemadas a fuego.

4.Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.

5.Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos;

6.esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

7.En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo.

8.Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos;

9.pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.


10.Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa.

11.te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. (refiriéndose al rey para el cual trabajaba)

4 comentarios:

Sandra dijo...

Bellas y sabías palabras que solo pueden emanar de un solo ser,lleno de paz y amor para todos nosotros.

Honra y gloria para ti Señor

Gracias Angie por compartir esa lectura biblica con nosotros

Tmac dijo...

La Palabra de Dios es fortaleza, vida, verdad, mantente leyendola que mucho te ayudara.

Te recomiendo el libro: Una Vida con Propósito de Rick Warren, narra acerca del Propósito de Dios en tu vida, es un libro tremendo, te lo recomiendo!!!

Dios Te Bendiga.

Anónimo dijo...

Sabias palabras,gracias por exponerlas.
Beni.

Angela Guichardo dijo...

Gracias, Beni, Sandra, Tmac...

Ya he leido "Una Vida Con Propósito" es una joya.

Señores, yo doy testimonio del poder que tiene la oración de Nehemías, por eso amo tanto esta lectura.

Besos a todos!