26 junio, 2007

Mayra y Freddy, una historia de amor...



Llegó el día tan esperado, lo que comenzó como una simple reunión familiar se fue convirtiendo en todo un evento. Un evento muy pero muy especial que nos llenaba de emoción tan solo con pensar que estaríamos reunidos de nuevo en familia; sobretodo celebrando la unión de Freddy y Mayra.

Me levanté temprano, pero aun así no tuve mucho tiempo para hacer todo lo que planeaba porque las horas volaron, así que sin darme cuenta ya estaba camino a Bonao, donde nos esperaban.

Desesperados por llegar, buscábamos la entrada que nos indicaron y pasados unos 50 minutos de viaje y siguiéndonos nuestra prima Ana Bélgica y su familia por fin vimos un letrero muy llamativo que decía..:”Boda”.. razón para alegrarnos y emocionarnos mas.

Allá la fiesta estaba mas o menos encendida, un musicón que retumbaba los oídos, las sonrisas de oreja a oreja, los que habían llegado se veían radiantes y relajados a pesar del calor, los niños no esperaron mucho para disfrutar de la piscina con agua de río que invitaba a un rico chapuzón.

A medida que pasaban las horas llegaban mas invitados, gentes queridas y otras que conocimos en el momento. En el área de BBQ, El Mello y Bony preparaban unas alitas de pollo deliciosas, algunos mangos caían solitos de la mata, lo que aproveché para probarlos..

La solemnidad de la recepción llegó cuando se anunció por el micrófono que el novio se quería dirigir a los presentes. Se acercaron todos y Freddy inició dando las gracias a Dios y luego a los invitados por acompañar a él y a Mayra en ese momento tan especial.

Pidió que se acercaran Gianna y Mónica (sus sobrinas), ellas traían en sus manitas dos cofrecitos con los anillos que sellarían su unión en matrimonio. Para Freddy y para todos, muy especialmente para su madre y sus hermanos fue un momento muy hermoso donde Freddy quiso recordar a su padre (fallecido) lo que nos conmovió a todos.

Luego habló su madre, Norma. Quien hizo todo lo que estuvo a su alcance para que tanto ella como Ornelia y sus niños pudieran venir desde Orlando, USA para estar presentes en un día tan significativo como este.

Y después de tantas lágrimas de alegría, emociones y abrazos, nos dieron paso a que nos deleitáramos el paladar con el extenso menú que aguardaba ser devorado… solo de pensarlo.. me acuerdo y solo les puedo decir…” Que rico!”

Gozamos muchísimo, bailamos, comimos, lloramos, algunos se bañaron en la piscina, otros decidimos pasarnos el día entero tomando fotos…De quién estaré hablando??

Para concluir quiero expresar mis sinceras felicitaciones a los nuevos esposos en su nueva vida y desearles amor, comprensión, prosperidad y que se multiplique su ADN prontamente.

Seguimos en el próximo capítulo… Mientras… gocen las fotos… ahí están a petición de mi público!

1 comentario:

Denise Briscoe dijo...

Su boda era muy hermosa. Cada uno miraba como tenían un buen rato. No puedo esperar hasta Darren y visito con usted. ¡El cuidado y el dios de la toma le bendicen!!!