29 junio, 2010

Entre Hamburguers, Mangú y Chivo...

El sábado por la noche nos acostamos a luz de un Hamburguer de Chef Pepper de Naco y nos levantamos con el resplandor de un mangú con huevo, salami y queso frito en el Parador Bethania en Bonao.

El destino nos dirigía hacía Jarabacoa detrás de más comida. Nada más y nada menos que de un Chivo Guisado dedicado a la Mrs. Nathalia que es loca con ese animal.

En el carro las mujeres comandaban, Nathalia al volante, Sandra de Co Piloto, Sofía y yo de pasajeras. De vez en cuando la que llevaba el guía se desmontaba a tomar fotos como si fuera la primera vez que viajaba por la Autopista Duarte, no sabemos si era la hartura de los Hamburguers o del Mangú, pero todo se veía muy lindo después que comimos.

Al teléfono también nos dirigía un comandante que luego de muchos avisos terminó quedándose por “pegao”. Del otro lado también nos esperaba otro grupito de invitados cuyo punto de encuentro dejamos atrás llegando nosotras casi a Santiago.

La espera era calurosa, asi que aprovechamos para tomar algo…y ese “algo” fue un café caliente! A Sandrá le dio por amenizar la fiesta y como siempre se le apareció un “Pirata” (ella los sigue o son ellos que la siguen a ella?)

Le solicitó al joven un CD de merengues variados…tipo “El Motor” de Aramis Camilo y después de una exhaustiva búsqueda determinaron que no había nada que complaciera al monumental cuerpo caribeño.

Cuando regresábamos al carro el Pirata nos cayó atrás con un disco en mano, justo como Sandra lo estaba pidiendo…

Con el primer disco nos entusiasmamos, era un “Perico Ripiao” aceleradísimo que hacía mover las caderas hasta al más tieso. El segundo tema fue otro Meregue típico, el tercero también, el cuarto también , el quito, el sexto, el séptimo,…etc, etc, etc…

Cuando nos dimos cuenta que el sabio Pirata había puesto un CD de Merengues Típicos en una carátula de merengue de los 80, ya habíamos escuchado casi todos los discos y hacía rato que el tipo estaba probablemente en su casa echándose fresco con los cuartos de la joven mulata.

Llegaron quienes estábamos esperando y arrancamos cuesta arriba para Jarabacoa. Después de enderezar todas las curvas habidas y por haber de la carretera, llegamos al pueblo y vimos su dinámica actividad comercial, desde ropa, comida, víveres, frituras, arepa, mangos, etc.

Nuestros guías se detuvieron para preguntar a unos lugareños por dónde se llegaba a “Manabao”, tuvimos que devolvernos y emprender otro camino. Después de mucho correr y correr vimos un letrero que decía: “Manabao, 15 Kilómetros”!!! What???

El camino se iba acortando, creo que atravesamos una montaña, nos entretuvimos con el hermoso paisaje y la neblina.

Cordilleras que parecían estar cubiertas de una verde alfombra, pero mientras tanto no veíamos ni por señas donde era que estaba el Chivo,hasta que a nuestros guías se les ocurrió llamar al dueño de la Finca para preguntar para dónde era que íbamos y a éste casi le da un mareo cuando supo que estábamos tan retirados del lugar.

Retornamos y ahora nos tocaba ver el paisaje del otro lado hasta que después de un buen rato nos encontramos con el Sr. Amado quien nos esperaba para guiarnos hasta su casa que se encontraba en Estancita el Balcón a sólo unos aproximadamente 8 minutos del pueblo!

Llegamos y nuestra primera impresión fue alabar la belleza del lugar, su casa y todo el paradisiaco entorno que nos regalaba ese día.

Allí nos presentaron varios amigos y para mi sorpresa también conocimos a Monseñor Mamerto Rivas quien también degustaría del Chivito y nos demostraría su habilidad para jugar Dominó.

Los chiquillos presentes se metieron a la piscina y los adultos nos mantuvimos en conversación. En mi caso particular aproveché para caminar y tomar mis fotos. Ese lugar es maravilloso y me quedé impresionada con las casas o cabañas vecinas a la de Don Amado.

A comerrrr!! Se escuchó una voz y de inmediato Monseñor bendijo la comida y él mismo inauguró el buffet. No les puedo contar de mi hartura, soy de poco comer, pero ahí no lo demostré para nada. A Sandra y a Nathalia les cobraré si engordo.

Todo estaba rico! Después del Chivo vinieron otros “accesorios” como pan de zanahoria, Dulce de Coco Horneado, Galletitas Ritz, Picadera de Queso y Salami, Tostitos y Salsa Picante. Obviamente las cervecitas Presidente, Bohemia, Coca Cola, Pepsi, Agua, Coñac, Vinito, nada de esos detallitos faltaron.

Así pasamos ese bellísimo domingo soleado y caluroso en la Ciudad de la Eterna Primavera, mientras Santo Domingo se inundaba de agua por las lluvias.

Justo al momento de emprender el viaje de regreso comenzó a lloviznar bajo un fuerte sol, lo cual nos permitió “bajar” de allí sin ningún inconveniente.

En el camino nos detuvimos a comprar de las famosas arepas que están expuestas por sus vendedores a lo largo de toda la carretera. Me fascinó y me lamenté más tarde no haber traído más porque una vez la pruebas y te da “seguidilla”.

Llegamos bien a casa, happy y relax! Otro buen fin de semana en compañía de buenas personas.

Gracias por todo a Don Amado por sus excelentes atenciones y a Nathalia por invitarnos a Sandra y a mi!!


FOTOS!! FOTOS!! AQUI!!!



2 comentarios:

Glenny dijo...

hjajjajajajajaja que cura con Sandra y el pirata jaaja jajaja para el próximo viaje seguro se preparara mejor jajjajajja, aparte denle gracias a Dios que al menos el CD sonó jajajajaja

Anónimo dijo...

Oh Padre!! Angie que risa!! jajajajaj la verdad que fue un viaje super divino, no me quejo de nada, todo salió a pedir de boca, incluyendo la perdia que nos dimos para llegar a nuestro destino, pero esos son los detalles que hacen inolvidables este tipo de viaje.

Mi sis bella! siempre es grato compartir contigo, sobretodo leerte, ese es tu arte #1 acompañado ahora con la fotografia jejeje.

Nos vemos mañana eh! tenemos parrillada!!

@Sandra