11 julio, 2010

Nuestra luz y salvación...

Gracias a mi Dios por haber librado a mi hermano del peligro. Te amo señor Jesús!

Salmo 26

1El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

2Cuando me asaltan los malvados
para devorar mi carne,
ellos, enemigos y adversarios,
tropiezan y caen.

3Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

4Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo.

5Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca;

6y así levantaré la cabeza
sobre el enemigo que me cerca;
en su tienda sacrificaré
sacrificios de aclamación:
cantaré y tocaré para el Señor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me entere de lo de tu hermano, pero cuanto me alegro q esta fuera de peligro, nada bruja solo me queda decirte q sigas buscando refugio en el señor q el todo lo puede.

Cuidate................

Att. Alethia

Angelita Guichardo dijo...

Gracias, Alethia!
En momentos como este se valora y se aprecian los detalles tan bellos como estos. A Dios las gracias por preservar la vida de mi hermano y por los amigos sinceros que nos han dado tanto cariño, como lo has hecho tu conmigo en esta y otras oportunidades.

Un beso, brujita!!