31 marzo, 2008

Tanta amabilidad me confunde...










Hoy venía muy entusiasmada a poner las fotos del posiblemente primer postre que haya hecho en mi vida y como tal suceso lo ameritaba pues ese iba a ser sin dudas un tema para compartirlo aquí en mi blog.

No obstante, ha sido tanta mi indignación cuando llegué a mi sector y vi que habían derrumbado la pared de la Escuela Francisco Ulises Domínguez. Este plantel fue puesto en funcionamiento en el gobierno de Antonio Guzman luego de que reubicaran a los damnificados del Ciclón David en los 70’s.

En sus principios la escuela cumplió su cometido ya que allí asistían los Alumnos de diferentes sectores aledaños, entre ellos cito: Cristo Rey, Lanna Gautier, Ens. La Fe, La Agustina, La Cementera y otros.

Luego de la construcción de otros locales en esos sectores, fue mermando la cantidad de estudiantes que gracias a esto no tenían que trasladarse a este plantel. En lo adelante la escuela siguió funcionando con las tres tandas pero con mucho menos jóvenes. Fue beneficiada con una virtual del proyecto AVE de Codetel, no recuerdo si la verja fue reforzada para cuidar este valioso aporte de la empresa de comunicaciones, pero la misma actualmente permanecía en muy buen estado.

Últimamente, se le tiró un “fino” al techo que no entiendo como si es en forma de V (invertida) como diablos puede filtrar agua de ese modo, luego rompieron parte de su frente y su jardín y se dejó a medio hacer por el inicio de las clases. Actualmente se está construyendo una cafetería, un salón de actos y una supuesta Biblioteca, y por si fuera poco van a reconstruir la verja y yo me pregunto: ¿ Por qué se invierte tanto en un plantel con pocos estudiantes cuando hay locales en los que los niños deben llevar sus sillitas, no tienen techos, no tienen pizarras, ni los elementos mínimos para recibir la educación digna que por derecho tenemos? ¿Cual es el verdadero objetivo? ¿Qué se esconde detrás de tanta inversión?

No contuve mi ira y entré para verificar las construcciones que se levantan y con discreción tomé unas fotos, pude además constatar que a pesar de tanta inversión el aspecto físico de la escuela no ha cambiado, sigue deteriorado como si no se hubiera hecho nada, los pisos rotos, las aulas sin puertas, todo sucio, todo feo. Se ve mejor desde afuera, pintadita y con sus árboles frondosos, pero adentro parece algo que una vez fue, pero ya no es.

Pude además ver con mis propios ojos que hay unos inmigrantes Haitianos viviendo en una aula, en plena docencia escolar señores!, con ropas tendidas, trastes, música, etc. El sábado pasado trajeron parte de su mudanza dos mujeres entre ellas una embarazada.

Respeto a nuestros vecinos Haitianos por ser sumamente trabajadores y me hace sentir bien que al menos en este País un poco menos pobre que el de ellos puedan conseguir el sustento de sus familias, pero eso de permitir que vivan ahí mismo donde hay niños y niñas correteando en el recreo, no me parece por nada del mundo una idea sensata por parte de las autoridades de la Secretaria de Educación si es que están enterados de esto.

Hasta cuando Dios?

3 comentarios:

Arturo dijo...

Si no gastan ese dinero, se les recorta el presupuesto. Hay que encontrar una edificacion que sirva de movil para poder movilizar efectivo y alcanzar la meta presupuestaria.

Y como todos saben, todo lo que involucre blocks, varillas y cemento es sumamente lucrativo en terminos de macuteo. O acaso es verdad que se necesitan calzadas y contenes nuevos todos los periodos electorales?

Suenos y pesadillas del tercer mundo...

Anónimo dijo...

Hasta donde llegaremos por intereses particulares..


Zule

the-hand dijo...

Lo malo, es que pasa mucho en muchas partes del país. Y a nadie le parece importarle.