26 octubre, 2008

El Cumple del Nido de las Aguilas...

Estar presente en la celebración del 50 aniversario del Estadio Cibao es de por si un gran privilegio que Dios me ha permitido presenciar, y no solo eso, que me ha hecho sentir parte de toda la fiesta y los acontecimientos que sucedieron en esa noche tan especial para la ciudad de Santiago, las Aguilas Cibaeñas y todos los fanáticos aguiluchos.

Llegamos al nido procedentes de santo domingo a muy buena hora, cuando hacían acto de presencia personalidades de la vida política, religiosa, empresarial y deportiva del país.

Mientras esperábamos por la ceremonia del desvelamiento de la tarja que escribiría en la historia el evento, vimos llegar a las hermosas madrinas que han representado a las Aguilas durante los diversos campeonatos. Algunas ya mayores pero conservando el esplendor de sus rasgos de belleza y exquisitez a pesar del paso de los años.

Tuvimos la oportunidad de conocer personalmente a Mendy López, Padre, ya que hasta le momento solo tenía las buenísimas referencias que lo distinguen de ser el narrador por excelencia de la cadena aguilucha por radio, me encantó saber que esas cualidades excepcionales traspasan a lo personal y disfrutamos su afable trato y simpatía.

Se iniciaron los actos con la bendición del reverendo padre Benito de la Rosa y Carpio, seguido por algunos discursos de bienvenida y salutaciones. Gracias a las buenas atenciones de la directiva pude participar de la recepción y el brindis que reunió a todos los invitados en el segundo nivel del estadio, donde conocí personas que sin haber tenido contacto físico anteriormente se me hacían tan familiares y queridas como por ejemplo al entrañable Miguel Diloné, estampa eterna de mi equipo cibaeño.

Aunque no pueda detallar mis emociones en cada paso que daba dentro de aquellas desconocidas áreas del viejo estadio, quiero que sepan que yo me sentía en la gloria y quería dejar grabada por siempre en mi memoria y en mi corazón cada segundo que pasaba allí dentro.

Concluida esta parte del programa, nos fuimos al terreno donde seríamos testigos de momentos únicos. Para mi fue muy especial ver en el montículo a mis grandes héroes: Chilote Llenas, Tony Peña, Guelo Diloné, Luis Polonia era mas que inmensa la emoción y el deseo de que como canta Julio Iglesias “Que no se rompa la noche” y que las misma fuera eterna.

Ver al público desde el Home, desde la línea de foul o desde la primera base me hizo recordar la primera vez que bajé con mis amigos de aguiluchos.com a celebrar la victoria de nuestro campeonato número 20 el año pasado. Para los que somos amantes de la pelota y de nuestro equipo este es un privilegio que atesoramos y que gracias al trabajo que hemos realizado, la directiva sin talvez saberlo nos honra con dejarnos bajar.

Las fotos pueden hablar por si solas de que todo salió a la altura del mismo vuelo de una aguerrida águila, maravillosos discursos, en especial el de Tony Peña quien resaltó que nunca dejó de jugar béisbol en el país por el agradecimiento a una fanaticada fiel desde sus inicios y que merecía verlo actuar en el terreno cuando ya era toda una figura a nivel de grandes ligas. Otras que nos impactaron fueron las palabras de Don Papi Bisonó que estremeció a todo el estadio cuando nos contó por las situaciones negativas por las que tuvo que atravesar el pueblo para que se le construyera el diamante deportivo ya que algunos que se oponía se basaban en suponer que el mismo le quedaría “grande” a Santiago y Don Papi con un ardiente corazón emocionado se llenaba de orgullo en exclamar: “Y miren que chiquito nos has quedado con 20 CAMPEONATOS!!!

De ahí en adelante todo fue fiesta a pesar de que no contamos con las suficientes carreras para ganarles a los Gigantes, aun así NADA podía empañar la gloria de ese imborrable aniversario. Hicimos un coro tremendo en las gradas con los demás compañeros de aguiluchos.com, tuve que cambiarme la blusa para estrenar un Tshirt nuevo que compré en la tienda, pensé como buena fanática que cree en cávalas que ésta había resultado ser fucua y decidí ponerme por encima otro Tshirt amarillo y por coincidencias de la vida mi equipo comenzó a anotar todas las carreras, 8 en total.

Inquietos y atrevidos como siempre, Darío, Ali y yo nos fuimos a la cabina de transmisión, pero en el camino nos encontramos con el Chilote Llenas quien como siempre nos brindó su cariño. Llegamos hasta el último cielo del estadio donde saludaríamos a los dueños de esas reconocidas voces que a través de la radio nos entretienen, comentaristas y narradores a parte de que conocería esas instalaciones tan importantes.

Nos fundimos en abrazos con Don Mickey Mena, Kevin Cabral, Mendy López, Andrés García y saludamos de lejitos a Rolling Fermín y Ramón de Luna quienes estaban concentrados narrando el juego

Terminamos la noche como siempre en el carrito de Marchena, allí Aury tenía preparada una sorpresa de cumpleaños a su amado novio Grégory, bueno… las pasamos súper bien y mucho mas porque comimos placenteramente y concluimos festejando con todos nuestros amigos queridos. Tomamos la decisión de volver a Santo Domingo la misma madrugada y descansar en nuestras propias camas, por lo cual puse mi cabeza en mi almohada a eso de las 5:15am.

Que gran noche la 25 de Octubre del 2008!

5 comentarios:

Mis Huellas dijo...

Interesante tu blog. Y no invitaron al Licey ?

Fero® dijo...

que gran vida! se te ve muy feliz con todo esto del beisbol! no sabes como me gustaría escapar un poco a tales celebraciones!
saludos angie!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Angie...

Se nota que disfrutas mucho tu trabajo y tu afición.

Un abrazooo..!

Ramon Rodriguez dijo...

Saludos Santo Domingo, desde Santiago. Gracias por el comentario de hiciste al final de agosto. Muy lindo blog, visitame cuando quieras ^^.

Alexei Tellerias dijo...

A mí en lo particular me encanta cómo dejas tu esencia en cada crónica. Esto, sin dudas, es lo mejor de "Justo aquí". Lamento muchísimo que tecdo no me dejara participar de esta gratísima experiencia (pa no decir que la olla me tiene un hoyo en el bolsillo jajajajajaja) y entre las madrinas hacía falta Mirth!