03 octubre, 2008

Mi vecino...


Tengo un vecino que se ha convertido en un “Personaje” muy especial dentro de mi familia, a pesar de que casi nunca le vemos la cara, sino sus brazos.

Tanto su familia como la mía somos miembros fundadores del sector hace mas de 30 años y él por lo que tengo entendido vive con unos tíos o viene a visitarlos muy seguido porque cada noche pasa por nuestro frente en su Van color salmón con los cristales tintados.

Lo que ha hecho famoso dentro de nosotros es que el vecino pasa en su vehículo, toca bocina, saca un brazo y dice adiós. Viene cada mañana, tarde o noche y el vecino pasa, toca la bocina, saca un brazo y dice adiós, lo cual se repite día tras día y por supuesto nosotros devolvemos el saludo entre risas y simpatía hacía él también.

La cosa mas curiosa que les puedo contar a cerca del protagonista de hoy, es que estaba haciendo un ejercicio mental tratando de recordar si alguna vez he visto al vecino completamente, es decir si lo he visto parado de pie a cabeza y tengo para decirles que de verdad verdad, no lo recuerdo!

Sólo conozco algo de su cara y sus brazos izquierdo y derecho dependiendo de la dirección a donde vaya, eso si saludándonos con el mismo cariño y entusiasmo de hace mas de tres décadas.

Que bonito gesto!

2 comentarios:

Baakanit dijo...

Me ha resultado muy agradable este escrito, se podría utilizar muy bien en un cuento.

En muchas películas de misterio suelen no revelar la identidad del "malo" o del "monstruo", sólo nos muestran sus guantes, sus zapatos o a veces solamente los enfocan de espalda para que le veamos el cabello.

En el film Psycho, de Hitchcock utilizan una silueta femenina para engañarnos y desviar nuestra atención.

Deberías un día tratar de verlo completo, jaja, así como hacen muchos hombres que cuando caminan en la acera tras una mujer sexy aceleran el paso para verle la cara a la chica.

Angie Guichardo dijo...

jajaja, no es que se oculte a propósito sino que casualmente es asi como siempre lo vemos. =)

Saludos