18 agosto, 2010

Diturbio Group Corp. en Santiago!!

El domingo en la mañana, mis ojos se abrieron como dos medio pesos por el resplandor de la luz que entraba por mi ventana y lo primero que me vino a la mente con preocupación es que me había cogido el sueño y en consecuencia me había perdido el viaje a Santiago que con tanta algarabía habíamos planificado mis amigas de “Diturbio Group Corp.”.

Miré el reloj y vi que aun era temprano, las 6:20am y salí disparada a ponerme en acción para que estar lista antes de que Sandra o Natalia me llamaran. Por más que lo intenté, hice esperar unos minutos a mis compañeras. Así con un pequeño bulto con ropa para dos días partí hacía mi querido Santiago.

Pasamos a buscar a Martha y de de inmediato nos dirigimos hacía la Metro con la intención de tomar el autobús de las 8am y estar en la segunda capital del país a las 10am y así cumplir nuestro programa de actividades. Al llegar nos percatamos de la larga fila, pero tuvimos suerte de encontrar asientos. Como éramos 5 y yo fui la última en subir, me tocó ir de acompañante de un caballero de lo más agradable.

Detrás de mi, una mujer y una niña se quejaban del frío por el aire acondicionado y para suerte de ellas, en mi afán por estar lista a tiempo tomé sin querer dos de mis estolas o bufandas y se las cedí para que pudieran viajar abrigadas y cómodas. Como siempre, Dios hace las cosas por algo. No saben como esas persona lo agradecieron.

En Santiago nos recibió Don Carlos, esposo de nuestra querida amiga Jackeline y partimos con rumbo a su casa, no sin antes que Martha extrañara su celular y nos devolvimos a la Metro para buscarlo en el asiento donde vino. Salimos con éxito de tal operativo y emprendimos de nuevo el camino hacía los Llanos de Gurabo.

En el trayecto, Don Carlos hizo una parada repentina (para nosotras) se estacionó al lado de un vendedor de flores y antes de que pudiéramos ni siquiera imaginar la intención, Don Carlos nos entregó a cada una de nosotras un ramo de rosas rosadas! OMG!! Tremendo gesto! Gracias Don Carlos!!

En casa de Jackie nos recibieron con mucho amor, igual al que siempre nos han brindado desde que nos conocimos. Después de unos cuantos abrazos, alborotos y las primeras fotos, nos sorprendieron con un desayuno bien dominicano! Que sabroso todo!

Cuando daban las 11am, comenzó a sonar la campana de la pequeña iglesia que está frente a la casa de Jackie y Don Carlos. Los fieles se congregaban poco a poco y Don Carlos se excusó porque iría a presenciar la misa. Martha y yo nos ofrecimos a acompañarlo. A mí en lo particular me encanta conocer las iglesias de los pueblos.

Fue una misa muy linda. Ese domingo se celebraba la asunción de la madre de Jesús a los cielos y se reverenciaba a la virgen por ser bendita entre todas las mujeres al ser elegida por Dios para su hijo viniera al mundo a través de ella. Quién como ella? Que privilegio!


Por la ventana de la iglesia, veía hacía los otros invitados de Jackie cuando iban llegando a la casa para unirse a la parrillada que más tarde empezaría a “dar de que oler”. Una hora mas tarde con el corazón lleno de la bendición de Dios regresamos y nos integramos a la amena tertulia que mantenían mis amigas con los nuevos visitantes en una de las salas de la casa.

Ahí conocimos a un caballero súper simpático, con un humor espectacular para los cuentos, con un nombre muy bonito (Luis Enrique) y un apodo bien “jodón”: Moñoño!

Lo cierto que es que disfrutamos mucho el compartir, las risas y las ocurrencias de cada uno de los exponentes. Mientras, degustamos diferentes entremeses y picaderas, quesos, aderezos, y aperitivos.


El carbón comenzó a encenderse y los muchachos contratados para preparar la carne a la parrilla, empezaron a hacer un despliegue de toda la variedad de filetes de res, pollo, cerdo, maíz tierno, pinchos, casabe, etc.

Las primeras en salir como para dar a probar fueron una alitas picantes que estaban riquísimas acompañadas de unas mazorca de maíz suavecitas y tostaditas que de inmediato comenzaron ser devoradas por los amigos sacerdotes que estaban presentes y por nosotr@s.

Pasado unos minutos mientras “hacíamos espacio”, la mesa fue preparada con todo el manjar que minutos antes se cocinaba en la parrilla. Un desborde de comida deliciosa, una ensaladita verde bien sazonadita que la madre de Jackie nos preparó y al final de todo…lo que más me gusta a mí: Los postres! Diversos dulces como deditos de novias, casquitos de guayaba, coco horneado, un delicioso milhojas que encantó y puso a soñar mi paladar. Lástima que después que comí tanta comida no pude disfrutar tal como deseaba ese increíble postre. Al día siguiente estaba anhelando otro pedacito.

El ambiente era de mucha festividad, improvisamos algunos bailes con los hijos de Jackie, Anthony, Carlos y José. Hicimos coreografía, saltamos y nunca faltaron las fotografías, en “Diturbio Group” puede faltar otra cosa menos las cámaras, ah otra cosa, el peinecito del Chómpiras de Martha Ortega.

Válido comentar aquí que la cámara con la que tomé las primeras fotos de la mañana sufrió un accidente con la batería y hasta que no encuentre un lector de su memoria no podré bajarlas, es por eso que usé fotos de las de Natalia para poder ilustrar la introducción. Ya la batería la encargué por Amazon, y no una...DOS!

Más adelante en la tarde, llegó mi querida amiga Zule y su niño Raul y ahí seguimos la chercha y la risa, pues toda este gente tiene su propia historia y chistes que hacer. Conocí a Martha otra santiaguera y que conoce perfectamente a mi payaso favorito Kanqui y que dicho sea de paso ya me prometió enviarme el CD y presentármelo a él y al perrito de colores. Jajaja, sufre Sandra…jejeje!

Tuvimos el placer de conocer a Carysmir la novia de Anthony, creí que nos iba a dar dos “cocotazos” por lo mucho que asediamos a su bello novio, pero nada…ella sabe que eso de es cariño y que todas somos unas “viejas” para ese jevito.

Me reí muchísimo con Carla, la hija mayor de Don Carlos. Casi le da una cosa cuando tenía frente a ella el Milhojas, no podía contener lo sabroso que estaba ese dulce y su mamá Anny tuvo que quitárselo para que no le fuera a subir el azúcar.

Cerca de las 6:30pm llegó el momento de ir recogiendo los “motetes” y arrancar hacía la Metro para tomar el autobús de las 8:00pm. Mientras, yo me despedía de tod@s porque esa noche me quedaría disfrutando más de la ciudad corazón para al día siguiente en la mañana, irme a la toma de posesión del nuevo alcalde de mi pueblo natal, Monte de la Jagua, Moca.

Gracias reiteradas a Jackie, Don Carlos, a sus hijos, a Moñoño, a la madre de Jackie y todos los que hicieron posible que este viaje y esta experiencia se convirtiera en una ocasión SUPER especial e inolvidable.

GRACIAS!!!




2 comentarios:

Glenny dijo...

y la parte donde me extrañaste?????

Martha dijo...

Qué bello te quedó, Angie bella. Me gustó lo hermoso que lo relataste, manita, eres una artista, una personita muy especial. Besos. Martha