22 abril, 2008

El Éxito Ajeno...



En esta semana mi empresa inició un programa de reconocimiento que a partir del año pasado implementaron. Esta premiación consiste en valorar el aporte y el esfuerzo del mas Enfoca’o. El nombre viene de la campaña actual por el cual se motiva a todos los empleados a estar enfocados en el trabajo que realiza y así lograr la meta que se ha propuesto la compañía.

En la primera entrega de estos reconocimientos en mi departamento fue premiado un compañero que a mi entender lo merecía, puesto que había realizado un excelente trabajo con un directorio en particular, el cual gracias a su talento logró innovar y revolucionar su aspecto visual, a parte de todas las horas que dedicó para que éste saliera en un mínimo de tiempo en que la empresa se había comprometido con los clientes.

Esta es la parte bonita de mi historia de hoy, lo que no es tan bonito, pero que al final nos deja con una bella lección es, que de inmediato hubo reacciones negativas de parte de algunos, pero de uno en específico para quien nadie es merecedor de un galardón. Lo peor de todo es escucharle cacarear lo mucho que según él ha trabajado y que nunca se le ha reconocido nada., por lo tanto en el fondo lo que piensa es que él y solo él lo merece todo.

Esa actitud tan arrogante y egoísta me eriza la piel, me horroriza porque aun con la incomodidad mas grande que tenga con la empresa no debo culpar un compañero porque mi esfuerzo no haya impacto el resultado de los números que se requieren para lograrlo y mucho menos no puedes adjudicar al que lo logre, tus carencias y necesidad de ser aplaudido.

El año pasado fui reconocida tres veces en este programa e igualmente fui objeto de su falta de humildad para reconocer el éxito ajeno. No se cuantas cosas habrá dicho para no ahogarse en ese mar de envidia, resentimiento y odio en el que siempre zozobra.

A esa persona le tengo aprecio, pero tuve que poner un alto a sus comentarios malignos para no dejarme esta vez influenciar y para no darle paso a esta descarga de amargura e inconformidades de las cuales me quiere hacer partícipe porque estos actos de premiación apenas comienzan y no voy a permitir que nada ni nadie invada mi paz y mucho menos arruine mi relación con los demás empleados ni mi ambiente laboral.

1 comentario:

La DobleM del motor. dijo...

ojala otras empresas hagan este tipo de premios para los empleador,te invito a visitar mi blog y a devolverme el comentario,gracias y suerte con tu blog.