13 marzo, 2009

Una consulta...

Soy de las que tiene la mala práctica de auto medicarse cuando siento alguna dolencia física u otra complicación que afecte mi salud. Obviamente, no puedo sentirme orgullosa de eso porque lo más recomendable es visitar un médico y que éste haga un examen de lugar e informe sus conclusiones.

En lo particular no soporto ir al médico, por ello incurro a la opción de llamar a la farmacia y comprar algo que ya antes me ha resuelto el problema o pido alguna recomendación al encargado.

Gracias a Dios, gozo de una muy buena salud y lo único serio que me ha obligado a visitar un especialista ha sido mi frecuente producción de cálculos renales que me trae serios dolores y molestias por el bajo consumo de agua. Aun así me resisto a ir, mucho menos después que siento alguna mejoría. Lo voy posponiendo hasta que al fin ya ni me acuerdo que lo tenía en agenda.

Una de las causas que me obligan a tener ese mal comportamiento es la disposición de tiempo y paciencia que hay que tener para esperar en el consultorio de un medico en particular, sin mencionar el deficiente servicio de algunas secretarias que olvidan que esos miserables enfermos pagan su salario.

Hace unos meses, de manera temporal he sentido unas molestias en el lado derecho de mi garganta, y ayer tomé la firme decisión de salir de dudas con este problema porque notaba que empeoraba cada vez más, así que busqué el libro de médicos afiliados a mi seguro y ahí inició mi odisea en conseguir un Otorrinolaringólogo.

No se imaginan lo difícil que fue conseguir uno que se ajustara a mi disponibilidad porque no quería pedir permiso en el trabajo. Llamé a varios de ellos dentro del escaso grupo que acepta seguro y no podrán creer la serie de condiciones que ponen estos galenos para recibir pacientes.

Para poner un ejemplo, en un centro dedicado a esta rama ubicado en la 27 de Febrero, la secretaria que me contestó al teléfono me indicó que si quería “lograr un turno” para consultarme tenía que ir a inscribirme en una lista que la “sacaban” a partir de las 2 de la tarde y me advirtió que estos solo atendían 15 pacientes y que desde esa hora ya habían personas esperando al doctor que llegaba mucho después de esa hora.

En otro, la asistente me dijo que el medico trabajaba de lunes a viernes con excepción de los martes (ayer era jueves) y el horario después de las 5pm, me pareció excelente!. Hice los arreglos de lugar y volví a llamar en la tarde para pedirle la ubicación exacta del consultorio y cuando me dijo la calle, el edificio, etc,, también agregó que el no iría a consultar hoy! Quise reclamarle el hecho de que no me lo informó cuando llamé en la mañana, pero preferí no ofenderla porque estaba segura que la decisión la había tomado el doctor y no ella, por supuesto.

Hice lo que sería un último intento y encontré otro que comenzaba a partir de las 4:30 hasta las 6pm y ahí si me vi en la obligación de solicitar permiso en la empresa para poder llegar a tiempo y ser atendida.

No voy a contar los desagradables sucesos ocurridos desde que entré al centro médico ubicado en la Av. Bolívar ni durante el tiempo de espera que estuve en la sala del consultorio porque creerán que tengo algo en contra de la rama de la salud, del centro o en contra de mis colegas las secres, pero realmente el problema de atención y “de ponerse en el lugar del otro”, la falta de respeto al tiempo de los demás y el atropello de poner en la lista a personas que llegan después de los presentes, es serio y bochornoso!.

Por lo menos puedo decir que el doctor que conseguí es según la recomendación de otra persona que esperaba por el, fue buena. De hecho, fue muy amable y por lo visto muy certero en el asunto que me tenía preocupada. Se trata de una “Amigdalitis” y me sugirió un tratamiento por una semana. Tendré que someterme a éste si quiero mejoría, pero la verdad es que soy muy mala bebedora de pastillas y remedios, así que será todo un sacrificio.

4 comentarios:

El Mamey dijo...

Bueeeeeno...

Bebe Brugal entonces que eso cura hasta el mal de ojo...

Naaaah, ya, mejor será que te pongas en órbita y no te descuides. La Amigdalitis es una sencillez, dale a Dios gracias de que lo que te tocó es una pendejaíta, y no algo más serio. Casi es tratamiento ambulatorio.

:D

Sandra dijo...

Eso me pasa por leer de alante pa´atrás..Jajajaaj
Espero que estés mejor( obviamente que si jeje)

~*~* Roxx ~*~*~ dijo...

Get well soon Angie !!

Angie Guichardo dijo...

Dario, yo creo que si hubiese optado por tu oferta estuviera mejor ahora, pero la verdad que después que estoy tomando antibióticos y demás hierba, en vez de mejorar me siento peor!

Sandra, espero sanarme cuanto antes, esto es como tener la punta de un cuchillo atravesado en el cuello y para colmo también me ha afectado el oído.

Roxx, gracias manita!!!

un abrazote