23 julio, 2008

Morando bajo tu sombra...


Cuando mi mamá vivía sus últimos meses de vida, todas las noches le leíamos su oración favorita y de tantas veces, me la aprendí de memoria.

Hoy por hoy esa lectura se ha convertido en mi manera de conversar y pedirle a Dios su protección y es también mi convicción de que el que busca refugio en él, lo encuentra y lo conserva.

Solo basta un poco de Fe y nuestro Padre nos ofrece su abrigo.

SALMO 91

Disfrútenla!

3 comentarios:

El Mamey dijo...

El Salmo más poderoso, en mi opinión. Qué bueno es que esas palabras tan benditas guían tus pasos.

Jewels dijo...

Ayer me senté en silencio, en oración, en meditación, y pensé que de tanto leerlo antes, podía decir este salmo de memoria, pero no pude. Hice un esfuerzo casi nulo por buscar mi Biblia. Cansada me acosté, sin haberlo leído, segura de que Dios al menos supo lo que quise decir, igual que como siempre sabe lo que necesito.
Hoy entré a tu blog desde el de El Mamey, por curiosidad. No nos conocemos, pero eso no es importante. En tu blog encontré aquella lectura que Dios quería que leyera ayer. Si tengo que creer en algo, no creo en las coincidencias, mas sí en las Diocidencias. Gracias, Ángela. Ha sido un placer. &:-)

Angie Guichardo dijo...

Wao que bonito esto, Mamey que bueno que lo conoces y te ayuda. Jewel que hermosa manera de conocerte, mil gracias por este mensaje tan importante porque es una muestra de que cuando escribimos podemos ayudar sin saber a otros.

Bienvenida!