01 febrero, 2008

De Santiago a la Capital... que viaje!


Después de haber decidido quedarme para el desfile y regresar a la capital con mis amigos Tole, Halcón, Aguilucha100%, Estrúcalo y Axxel nos fuimos Duarte por la pista como a eso de las 9pm.. No podía pedir mucho porque me pegué a última hora, así que me tocó el asiento mas incómodo en el carro de Tole..pero de todas maneras iba feliz aunque un poco preocupada por la hora pues no me gusta andar por carretera en horario nocturno por las dificultades que cualquier eventualidad pudiera requerir.

Tole puso un CD con unos merengues chulísimos y los que íbamos despiertos pues tarareábamos y hasta nos movíamos al compás del contagiante ritmo. Todo estaba en calma, la oscuridad de la noche y el camino hacen que el que se va a dormir se duerma, pero que el que no, se mantenga con los ojos como dos pesetas hasta que lleguemos sanos y salvos a casa.

De pronto, pasando la parada Jacaranda (Bonao) el carro se estremeció con un fuerte golpe de un hoyo en el cual repentinamente caímos…En pocos segundos nos dimos cuenta de que una goma se había explotado y que por lo tanto debíamos reducir la velocidad y controlar el vehículo para que fuera tomando la orilla del oscuro y peligroso camino.

Nos desmontamos y bueno.. dijimos: “Un percance lo tiene cualquiera” Así que a cambiar goma se ha dicho para volver a retomar nuestro trayecto. Tole se dirige hacía el baúl del carro en busca de las herramientas y la goma de repuesto… oh sorpresa…el gato y la llave de rueda no aparecen!... tenemos la goma..pero lo otro no estaba por mas que sacaron cosas de ahí.. Habían desaparecido!!

Nos detuvimos un momento a pensar que haríamos con la goma pero sin los instrumentos para cambiarla.. Hicimos señales a los demás carros que por allí andaban y sólo uno se detuvo, al final de cuentas para darnos apoyo porque no tenía lo que necesitábamos… al menos eso nos dijo. Que barbaridad!

La misma oscuridad y las luces intermitentes del carro de Tole trajeron consigo a dos muchachitos en bicicleta que no se veían aun estando frente a nosotros y quedaron en ir a buscar un gato y una llave para hacer los arreglos de lugar y el negocio… Se apareció otro mecánico en un motor y como ya se había hablado con los muchachos, Tole se quedó con el número de celular de nuevo suplidor.. por si aca..

Un éxito, los chicos reemplazaron la goma de repuesto por la vieja explotada e inservible.. Se le paga un dinerito y contentos y felices emprendemos nuevamente nuestro largo camino… Casi inmediatamente al arrancar nos damos cuenta para nuestra desdicha que el carro hace un ruido inquietante y paramos enseguida para asegurarnos de que todo estaba bien… Señores aunque ustedes no lo crean, la goma de repuesto estaba mas vacía que Inespre!... Ahí si nos dio miedo!!... sin goma, sin repuesto y mas solos que nunca en ese tenebroso lugar!

Tole llamó a un amigo que vive en Santiago para que nos rescate y traiga una goma similar a la que usa el carro y no nos queda más que esperar como la famosa canción “Penélope”. Llamaron al celular del hombre del motor y se presenta con el gato, desmontan la rueda y se lleva a Halcón con la goma en la cola del "chivo" (motor) que dicho sea de paso no tenía ni una vela atrás para sobresalir en la oscuridad, algo verdaderamente irresponsable.

El tiempo pasaba y se convertía en cómplice de mi preocupación y la incertidumbre de cuando estaría de regreso a mi casa, mis hijos que me esperaban, el peligro de la noche en ese lugar, levantarme temprano para ir a trabajar, nada mas y nada menos que un Lunes!..etc..

Vimos un motor arribar con nuestro compañero, pero sin el mismo chofer y de inmediato nos contó Halcón que al otro se le explotó una goma.. vaya suerte la nuestra! Pusieron el neumático y de nuevo arrancamos, nos paramos en una bomba, compramos refrescos y aprovechamos para entrar al baño.

Salimos de allí mas inseguros que el plan nacional de salud y con razones
porque al recorrer un kilómetro más la goma se vació nuevamente! De nuevo estábamos sin nada!

Después de espera por largo tiempo en espera del amigo de Tole y de algún Samaritano se aparecen como Chapulín Colorado dos patrullas de la Policía, no sé que diablos se arreglaban entre ellos hasta que una se va y la otra se queda para ayudarnos. Determinan que Estrucalo y Axxel se vayan con ellos a arreglar la goma original del carro porque la de repuesto ya estaba puesta y no había ni llave ni gato para desmontarla.. Arrancan como par de detenidos y se llevan con ellos nuestras esperanzas de llegar a nuestras camas lo antes posible para al día siguiente cumplir con los compromisos de trabajo que nos aguardaban.

Aguilucha100% y yo nos metimos en el carro para cobijarnos del tremendo frío de la noche, Tole y Halcón no sé que conversaban porque me empecé a dormir pensando en que aquello definitivamente tenía que ser una lección del Señor porque yo pude haber estado en la capital a las 6 de la tarde como eran mis planes…

Tiramos un sueñito que me pareció eterno y Axxel y Estrúcalo no llegaban con la bendita goma… pensamos que tal vez lo habían dejado presos en Bonao…. El amigo de Tole tampoco llegaba… ya no sabía de qué manera sentarme en el carro, nos bajamos y luego volvíamos a guarecernos del sereno.

Por fin tenemos señales de vida….llega el amigo de Tole con la goma y las herramientas!!... todos jubilosos a montar la mas esperada… y Zas! … la rueda no le sirve!!! Otra vez nuestros deseos y esperanzas se van a pique y nos imaginamos con mucha razón esperar la luz del día justo allí pues todo estaba saliendo muy pero muy mal!

Después de un largo tiempo vemos a lo lejos las luces inconfundibles de la patrulla y sentimos un alivio increíble al ver cuando bajaban nuestros amigos con la solución a nuestro grave problema… Dice Axxel que “la goma tuvieron que hacerla nuevamente, que el tubo parecía una vejiga, con tutumas y piches por donde quiera.. Además de que fue reparada por dos borrachos que no se sabía si en realidad habían hecho un buen trabajo”, aun así confiábamos en que tanta mala suerte no era posible…

Mientras la estaban colocando..se oye un silbido y uno de los muchachos le dice a Axxel: “Pero ven acá? Esto se esta vaciando!!!? Axxelerao le dice:”No mano, ese es el roce del agua (cuando mojaron el tubo) con la goma… Hicimos caso a su teoría y ya la verdad que cualquier cosa nos alentaba para tratar de llegar a nuestro destino.

El amigo de Tole se va con nosotros supuestamente hasta Piedra Blanca para asegurarse de que la goma esta bien y que de ahí en adelante podríamos continuar solos… Recorrimos un largo trecho hasta que la vejiga empieza otra vez a desinflarse y falla de nuevo la intención de llegar a casa… Pero Dios mio!! Y que fue?? Es que no vamos a llegar???

Volvimos a orillarnos y a buscar un asiento o piedra que aguantara nuestro cansancio porque Enmanuel (amigo de Tole) y Halcón tratando de buscar nuevamente soluciones, se fueron con las dos gomas para Piedra Blanca a ver si aparecía un gomero a esa hora…1:00am (creo)

A Tole no se le podía ni hablar del pique que tenía y la preocupación de que en apenas horas tenía una reunión en su trabajo a la cual debía estar puntual, pero con el ingrediente de no haber dormido nada como se perfilaba esa madrugada. Por otro lado Axxel quiso meternos miedo con un vacá, y unos cuentos de atracos y mil cosas… no sé si estas fueron las razones por la cual acercamos varios peñones por si las moscas…

Halcón le reporta a Tole que no hay nada abierto y que seguirían todo el camino hasta que encontraran algo. Mientras Aguilucha100% se comunica con su hermano quien estaba enterado de nuestra penosa situación y después de una que otra plagocería de parte de ella, decide ir a nuestro rescate llevando consigo una goma de repuesto.

Halcón vuelve y llama y dice que van a tener que seguir para la capital porque no encontraron nada… Naturalmente, empezamos a acomodarnos en nuestros peñones que por cierto no se ablandaban… Todo estaba muy oscuro, apenas se leía un letrero que decía: “Anthony Santos, Viernes 29 de Febrero”, pensé que si las cosas seguían saliendo como hasta ese instante nos daría tiempo para ir a la fiesta del Mayimbe… comencé a arrancar una rama de hierba para tener algo en la boca porque ya no sabía que mas hacer para dejar de pensar que yo no debía estar en ese lugar a esa hora…que estuve sentada frente a la parada de la Metro y que pensé irme pero no, no, el deseo tan inmenso de estar en el desfile de mis aguilitas era talvez una de esas oportunidades que no podía dejar pasar y que mejor me iba con los muchachos después de compartir con ellos en el Monumento.… que fallo!

Llegó por fin el hermano de Ali con una chica (creo que la novia), un amigo y bajan con entusiasmo y aire de superhéroes a ayudarnos a montar la goma… Saben lo que pasó?... si, eso mismo.. la goma le quedó pequeña!, no le sirvió! De que otra forma se lo puedo decir???...

Tole, al ver que la cosa iba para largo le dice al chico que nos lleve a nosotras las dos mujeres del grupo y que ellos esperarían a los otros que estaban en la capital con las dos gomas.. a todo esto se le suma que tanto la cartera de Ali como la mía se habían quedado en el carro de Enmanuel porque antes de que se quedara el carro la última vez, nosotras nos montamos con él para no hacerle tanto peso al vehículo de Tolete. En mi cartera tengo además de la mitad de mi vida, las llaves de mi casa. Sin ellas podría dormir fuera de mi dulce hogar porque mis hijos una vez se duermen no oyen a nadie ni el ruido mas estremecedor los despierta, así que era necesariamente obligatorio que teníamos que reunirnos con Halcón y Enmanuel para conseguir nuestras prendas.

Durante el viaje nos lamentábamos de todo cuanto había pasado y de la situación de mis compañeros los cuales dejamos abandonados bajo el imperante frío, la oscuridad y en manos del destino. Rogamos a Dios que no les pasara nada y pudieran llegar cuanto antes a sus casas.

Al llegar a la capital ubicamos a Halcón y a Enma en la gomera donde reconstruían las esperanzas de los “boys scouts” que aguardaban en medio del camino. Recuperamos las carteras y nos hicimos uno pensando en todo el trabajo que habíamos pasado. Ya ellos estaban listos para ir en su auxilio, las gomas estaban “preparadas” para aguantar el largo recorrido y Ali, su hermano y acompañantes vinieron a traerme a la casa… a eso de las 2 o 3 de la mañana (no quiero ni recordarlo).. a pesar de todo, de nuestra accidentada experiencia, de los fracasos de los neumáticos, el cansancio, el sueño y demás familiares, me preguntaba Arturo (quien se mantuvo en contacto siempre) si había valido la pena el fin de semana, no vacilé en contestar: Valió la pena!, no pasó nada trágico para hoy lamentar, ganaron Las Aguilas, celebramos el desfile y al fin y al cabo TODOS pudimos regresar a casa sanos y salvos, GRACIAS A DIOS!

4 comentarios:

Sandra dijo...

Tú me excusas amiga, pero tu no pretenderás que yo me lea ese listin diario, na´que ver, con solo mirar las fotos yo me conformo jejeje

Jose Guillermo dijo...

Dam!!!!!

no me imaginaba que las cosas fueron asi, :-( i'm so sorry.................

pero nada, gracias a dios no paso nada que lamentar, y nada como dicen "un gustazo un trancazo"

;-)

Angie Guichardo dijo...

Sandra, tu conoces la mai del pley?... Dos patadas, amiga... TQM locaria

Guille, pa que sepas, fue toda una odisea llegar a la capital, pero valió la pena 100%.

Yosi dijo...

Tremenda odisea Angela!! Gracias a Dios que llegaron sanos y salvos!!