28 mayo, 2009

Un buen regalo!

Una de estas tardes cuando llegué a la casa y me fui despojando de cada uno de mis accesorios de trabajo, léase chaqueta, tacones, etc. Me tiré en la cama para sentir el aire del ventilador el cual puse a girar a mil para contrarrestar el calor que traía de la calle. De pronto fui sorprendida por una melodía que venía desde la sala y cuyas notas sonaban en “vivo” y algo “coherentes”.

Me paré y fui a ver para comprobar con mis propios ojos lo que con cierto asombro imaginaba. Los acordes provenían de la guitarra de mi hijo Daniel y para que entiendan la causa de mi sorpresa, mi primogénito nunca ha tomado clases de guitarra en su vida.

Danny ha prestado tanta atención a las notas de introducción de algunas canciones que esto le ha permitido imitar los sonidos y hacer que se escuchen bastante aceptables. Un poco interrumpido por la falta de experiencia, pero muy válido para felicitarlo y expresarle mi alegría por lo que ha logrado.

Este futuro lanzador zurdo de Grandes Ligas (con el favor de Dios), a finales del año pasado nos sorprendió a mí y a su papá con que deseaba tener una guitarra. Nunca pensé que le interesara aprender a tocar este instrumento y creí que se trataba de un “antojo” que a los dos días dejaría olvidado por algún rincón de nuestra pequeña casa.

Su papa aprovechó la ocasión y le complació regalándole una guitarra el pasado 21 de enero, día de su cumpleaños número 16. Lo he visto practicar y documentarse en internet y viendo videos en youtube relacionados al tema.

He querido conquistarlo para que acepte ir a una escuela, pero el se niega debido a que su tiempo lo tiene muy comprometido con la pelota y sus estudios de bachillerato. Igual le insisto con que tome clases de pintura porque tiene una habilidad tremenda para dibujar, pero por el momento tampoco le interesa.

Después de esta bellísima experiencia me lamento por no haber anticipado la estupenda idea de tener uno o varios instrumentos al alcance de mis hoy dos adolescentes. Es por ello que como madre me gustaría recomendar a los padres que aun tienen hijos pequeños que traten de proveerles o tener en casa aunque sea una Tambora, una Gűira, lo que sea!, pero algo que les permita volcar toda esa fuente de creatividad combinada con curiosidad de la cual están muy bien dotados los niños.

Mientras están pequeñitos, no sabemos a ciencias ciertas cuales serán sus gustos y destrezas hasta que no ponemos en sus manos las herramientas con las cuales ellos puedan desarrollar sus habilidades, descubriendo y mostrándose todo lo que son capaces de hacer por si solos y/o con nuestra guía. Nosotros como responsables de ellos, debemos sacar provecho a sus mentes aun frescas, sanas, abiertas, no tóxicas y relajadas para que como esponjas absorban conocimientos y valores fundamentales que nos permitan y faciliten formar hombres de bien.



Fotos: Angela Guichardo

3 comentarios:

Arturo Ruiz dijo...

Definitivamente, Daniel es un muchacho de muchos talentos y por encima de todo, lo que mas me maravilla de el, es la determinacion con la que cuenta a tan corta edad.

Recuerdo verlo levantarse los Domingos a las 7:00 de la mañana para ir a las practicas de pelota sin la mas minima senal de holgazaneria.

A todo esto se le suma la capacidad de aprender solo. No todos contamos con tantos dones a la vez. Debe ser motivo de gran orgullo para ti, Angela, ver que no solo se contenta con tenerlos y ya, sino que los desarrolla.

Mis felicitaciones para Daniel, de quien me confieso gran admirador.

Fero dijo...

artista - deportista.

Vaya! que caso tan particular el de tu hijo, pues no tienden a mezclarse ambas tendencias. Pero me alegro muchísimo!

Ojalá se desarrolle integralmente. Estoy seguro que con una madre como tu lo hará.

Un abrazo angie!

Angie Guichardo dijo...

Arturo: Bueno, Daniel a pesar de conservar su "especial" personalidad (distraído, en su mundo mágico de Disney, Olvidadizo, etc) me ha dado cátedra de disciplina con ese asunto de sus prácticas. Le pido a Dios que me lo cuide mucho y que su esfuerzo sea para ser recompensado en lo que lo haga FELIZ.
Gracias por tu comentario.

Fero:
Asi como dices, mi hijo es una mezcla de "artitismo" y atletismo, cosa media rara esa, no se si es porque es zurdo que tiene esas combinaciones.

Como madre, he dado todo cuanto he podido para que ambos crezcan con el mejor ejemplo de valores. Ojalá que en su camino a la vida de adulto sepan esquivar y desechar lo que no les convenga.

Un abrazo y gracias por tus bellas palabras.