10 enero, 2008

Reflexionando...



Hoy con razones he querido desnudar un poco el alma y ser portavoz de un corazón que irrumpe en llantos no atendidos.

Quiero darle la oportunidad de que sus quejidos puedan llegar aquellos a quienes por alguna razón en mi paso por la vida sin querer he herido.

Perdón por mi estúpida inocencia por mi falta de lealtad y compromiso. Perdón por mi sinceridad si he dañado y por equivocados impulsos pude haber dicho. Tal vez no vale de nada recapacitar y pedir una oportunidad para resarcir los errores cometidos.

Si pudiera volver tan solo unas horas atrás todo fuera diferente, volvería a sentirme en calma, feliz, segura y en sosiego. Lo perdí todo por una palabra que a fin de cuentas ahora razono no era cierta.

Lo siento, mil veces lo siento. Ojala y esto no sea una lección para el futuro sino que me permitas enseñarte y demostrarte en este presente que imploro contigo lo que a base de lágrimas he aprendido.

Todos alguna vez nos equivocamos, todos alguna vez juzgamos, generalizamos pero todos alguna vez recapacitamos y reconocemos haber errado.

airb

3 comentarios:

Sandra dijo...

Hay situaciones que la vida nos pone en frente y no podemos manejar, no por falta de conocimiento, sino porque hay cosas que se llevan muy adentro, justo en el corazón, donde emana lo mas profundo de nuestros sentimientos.

" Quien ama, es capaz de perdonar"

Y levante ese ánimo, carajo! que usted es una mujer guerrera y valiente!

Angie Guichardo dijo...

Gracias amiga!

Como dice Toño: "Resistiré para seguir viviendo"

F dijo...

Si lo que dice Sandra es verdad, yo perdono